REDUCE LAS EMISIONES DE CO2 

La batería permite recuperar energía residual y poder reutilizarla, reduciendo las emisiones de CO2.

ECONOMIA CIRCULAR

La valorización de residuos en forma de energía incrementa la circularidad y ayuda a lograr los ODS.

MEJORA EFICIENCIA

Se puede acoplar a procesos de recuperación de calor residual existentes, mejorando su eficiencia y reduciendo el plazo de amortización.

REDUCE COSTES

Reutilizar la energía residual evita la compra de nueva energía y supone un ahorro de costes directo.

Industria intensiva

Emiten hasta un 40% de la energía consumida en forma de calor a la atmosfera.

La recuperación de esa energía y su gestión es una acción clave para reducir las emisiones de CO2 y conseguir los ODS de 2030.

Es habitual encontrar aplicaciones de recuperación de calor residual para conversión a electricidad. Estas aplicaciones siguen a la fuente de calor y su rendimiento se ve afectado por la fluctuación de la fuente.

Nuestra batería permite almacenar esa energía residual y gestionarla de una manera eficiente, generando ahorros al usuario y reduciendo la amortización de la inversión.


Bioresiduos y biomasa

Alternativa a los combustibles fósiles

Cada vez son mas habituales la conversión de residuos en biogases, o la utilización de la biomasa, frente a los combustibles fósiles habituales.

Nuestra batería permite resolver parte de los problemas asociados a estos nuevos combustibles y los convierte en fuente de electricidad, calor o frio.

Redes de calor

En España existen casi 500 redes de climatización.

Las redes de calor 4.0 y 5.0 son una realidad en ciudades y espacios rurales donde la sostenibilidad es una prioridad.

Nuestra batería térmica aporta a estas redes la capacidad de almacenamiento y gestión para un funcionamiento óptimo.